Seminario Científico "La vida de un superviviente de ictus en la era digital: Proyecto STARR"

Seminario Científico "La vida de un superviviente de ictus en la era digital: Proyecto STARR"

El 19 de enero tuvo lugar el Seminario de BioCruces "La vida de un superviviente de ictus en la era digital: Proyecto STARR"

La ponente fue la Dra. Leire Ortiz Fernández, Investigadora principal del Proyecto STARR, Investigadora del Grupo de Regeneración Nerviosa y Poslesional de BioCruces y Médico Adjunto del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital de Cruces.

En Europa, el ictus es una de las causas principales de muerte y discapacidad en la población adulta con un coste total estimado de 65 mil millones de euros por año. Según la OMS, a pesar de unas medidas correctas de prevención, se prevé que aumenten de 1,1 millones/año en 2000 a más de 1,5 millones/año en 2015 debido meramente al envejecimiento de la población.

Además, gracias a los avances del tratamiento del ictus agudo, la mortalidad ha disminuido conllevando a un aumento de los supervivientes y de aquellos en riesgo de sufrir un segundo ictus, en consecuencia se incrementan los costes de atención sanitaria.

Con el fin de reducir estas cifras, la autogestión de los factores de riesgo de accidentes cerebrovascular es deseable porque: 1) los factores de riesgo para el accidente cerebrovascular son bien conocidos, y 2) el 90% de los factores de riesgo se gestionan adecuadamente.

El Proyecto STARR (The Decision SupporT and self-mAnagement system for stRoke survivoRs) está dirigido a la autogestión de los factores de riesgo del ictus, basándose de modelos predictivos computacionales existentes. Se desarrollará un sistema modular, asequible y fácil de usar, que informará a los supervivientes la relación entre sus actividades diarias (por ejemplo, adherencia al tratamiento médico, ejercicio físico y cognitivo, dieta, contactos sociales....) y el riesgo de sufrir un segundo ictus. Con ellos se pretende una mejor comunicación, mejor autogestión, mayor participación y motivación, y por lo tanto mejor adherencia al tratamiento farmacológico y no farmacológico obteniendo mejores resultados a nivel funcional en su día a día, así como incremento de la calidad de vida.

Se ha construido un consorcio multidisciplinario para alcanzar los objetivos de este ambicioso proyecto, en el que participan asociaciones de supervivientes de ictus, hospitales, tecnólogos... El consorcio también cuenta con tres empresas europeas que explotarán los resultados del proyecto tras su finalización.

El Proyecto STARR se financia en el marco de Horizon 2020 de la Comisión Europea llamado PHC-28-2015 "Autogestión de la salud y la enfermedad y los sistemas de apoyo a la toma de decisiones basado en la predicción de modelos informáticos utilizados por le paciente mismo". El Proyecto comenzó el 1 de febrero de 2016 y durará hasta el 31 de julio de 2019 (42 meses de duración).

 

Noticia publicada el lunes, 30 enero, 2017